Blog Post

El estrés

El estrés psicológico es uno de los fenómenos más extendidos de nuestro tiempo y afecta a personas de toda condición. En Norteamérica, casi dos tercios de las visitas al médico de cabecera se deben a trastornos relacionados con el estrés. No obstante, el estrés no es una enfermedad moderna; es una experiencia vital tan antigua como la especie humana. El término «estrés» se utilizó por primera vez en el siglo XV y se ha convertido en moneda corriente en la actualidad. El estrés tiene distintos significados para distintas personas. Para algunos es la «sal de la vida», mientras que para otros es un azote que debe evitarse a toda costa.

Lo que resulta estresante para una persona puede ser una fuente de placer para otra. El estrés es fruto de la interacción entre una persona y su entorno. Este entorno puede ser interior o exterior. El estrés aparece cuando existe discrepancia entre las demandas que experimenta una persona y la capacidad de ésta para responder a ellas. La percepción del estrés por los individuos y su actitud ante él son fundamentales para hacerle frente. Si logramos conferir sentido a una crisis y reconocemos su importancia en el propósito de nuestra vida, quizás alcancemos una nueva comprensión que nos ayude a aceptar el acontecimiento doloroso.

Los valores culturales y espirituales amplían nuestra visión de los acontecimientos de la vida y modelan nuestra actitud para con ellos. En efecto, las actitudes y valores sociales ejercen una poderosa influencia sobre nuestras respuestas físicas ante los agentes estresantes. En una sociedad en la que el beneficio material y los logros competitivos parecen ser el objetivo principal de la vida, y en una cultura en la que la felicidad a menudo se mide en términos de éxito material, las personas han devenido más dependientes de los recursos materiales como fuente de seguridad y poder. En semejante sociedad, las personas son más vulnerables al estrés, pues aferrarse a lo material no aporta una paz y una tranquilidad duraderas. Por consiguiente, al estudiar la naturaleza del estrés y nuestra respuesta a las crisis de la vida, precisamos una visión más amplia, como la que ofrezco en mis sesiones de terapia. Donde necesito evaluar las experiencias a la luz de las dimensiones psicológica, espiritual y física de las personas. 

Comprender la naturaleza del estrés y cómo se adaptan a ella los seres humanos tiene importantes implicaciones para el desarrollo personal, ya que el estrés psicológico puede actuar como estímulo, pero también como impedimento para el crecimiento y la realización personales. El efecto del estrés puede no ser el mismo en una misma persona en distintos momentos de la vida, como tampoco son semejantes la percepción y la interpretación que hacen del estrés las personas de distintos entornos. Los truenos pueden ser una experiencia aterradora para un niño, pero un campesino recibirá dichoso este presagio de lluvia para sus campos. Gestionar el estrés es un arte y la vida el taller en el que aprendemos dicho arte, creciendo al hacerlo. Para quienes se resisten a hacer frente a este desafío, el estrés se convierte en una fuente de dolor y sufrimiento, pero quienes están dispuestos a enfrentarse a este reto se ven enriquecidos por la experiencia que supone.

Te invito a que conozcas tu proceso de sanación del estrés y lo aprendas a dominar.
www.logratmeta.cl